Al nacer, mi madre me regalaba un hilo de su timidez y un frasquito con gotas de humildad, y mi padre me obsequiaba con una mochila llena de sueños y una pasión: volar sobre un pincel. Así es pues como yo soy en esencia, mutable: en las mañanas capaz de volar..., y por las noches me vuelvo tan minúscula que casi desaparezco...

Os invito ahora a mirar a través de mis dibujos y os pido que observéis, curioseéis y opinéis mientras buceáis por mi blog. Sed todos bienvenidos.

jueves, 27 de diciembre de 2012

CUENTO PARA UNA NIÑA DE OJOS NEGROS

Al final resulta que hasta el fin de semana no podré enseñar la acuarela que tengo pendiente, pero os hablaré del nuevo proyecto en el que estoy embarcada.

Es un cuento para una niña de ojos negros como la noche, va a regalárselo una amiga de sus papás y ha confiado en mí para realizarlo.

Tan sólo os enseñaré una de las ilustraciones aunque está ya muy avanzado, el resultado lo veréis cuando lo entregue a su destinataria.




Acuarela y lápiz sobre papel Canson