Al nacer, mi madre me regalaba un hilo de su timidez y un frasquito con gotas de humildad, y mi padre me obsequiaba con una mochila llena de sueños y una pasión: volar sobre un pincel. Así es pues como yo soy en esencia, mutable: en las mañanas capaz de volar..., y por las noches me vuelvo tan minúscula que casi desaparezco...

Os invito ahora a mirar a través de mis dibujos y os pido que observéis, curioseéis y opinéis mientras buceáis por mi blog. Sed todos bienvenidos.

jueves, 17 de octubre de 2013

REGALOS

Empieza la temporada de cumpleaños infantiles, la acuarela que os traigo hoy se ha marchado a casa de Pablo, un pequeño al que su abuela Ana quiere sorprender. ¡Gracias por confiar en mi para esta misión Ana!